animación

La locura animada de Walt Disney

Walt Disney, en una playa de Brasil.

«Y así, después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar… decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas». De este modo iniciaba una reflexión sobre su vida un tal Walter Elias Disney (1901-1966), cuarto de cinco hermanos de una familia humilde que pronto se trasladaría a Marceline (Misuri) desde su Chicago natal, para trabajar en una granja. El niño Walt viviría allí sus días más felices, y allí se despertaría su afición por el dibujo.

Poco después de instalarse su padre contrajo unas fiebres tifoideas que les obligaron a marcharse e instalarse en Kansas City, donde Walt le ayudaría repartiendo periódicos. Nunca fue un buen estudiante. A los 17 años abandonó el instituto para enrolarse en la Marina y combatir en la Gran Guerra, si bien al no tener la edad suficiente, acabaría en el cuerpo de ambulancias de Cruz Roja –donde coincidiría con Ray Kroc–. Le trasladaron a Europa pero el conflicto terminó antes de iniciar su misión, por lo que unos meses después solicitaría su regreso a EE UU, ya con una idea en la cabeza: ser dibujante del Kansas City Star, el diario que había repartido de pequeño. (más…)

Anuncios