dibujos animados

La locura animada de Walt Disney

Walt Disney, en una playa de Brasil.

«Y así, después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar… decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas». De este modo iniciaba una reflexión sobre su vida un tal Walter Elias Disney (1901-1966), cuarto de cinco hermanos de una familia humilde que pronto se trasladaría a Marceline (Misuri) desde su Chicago natal, para trabajar en una granja. El niño Walt viviría allí sus días más felices, y allí se despertaría su afición por el dibujo.

Poco después de instalarse su padre contrajo unas fiebres tifoideas que les obligaron a marcharse e instalarse en Kansas City, donde Walt le ayudaría repartiendo periódicos. Nunca fue un buen estudiante. A los 17 años abandonó el instituto para enrolarse en la Marina y combatir en la Gran Guerra, si bien al no tener la edad suficiente, acabaría en el cuerpo de ambulancias de Cruz Roja –donde coincidiría con Ray Kroc–. Le trasladaron a Europa pero el conflicto terminó antes de iniciar su misión, por lo que unos meses después solicitaría su regreso a EE UU, ya con una idea en la cabeza: ser dibujante del Kansas City Star, el diario que había repartido de pequeño. (más…)

Anuncios