Ingvar Kamprad

El único capricho de Ingvar Kamprad

Ingvar Kamprad IKEASentado en el porche de su granja, el padre del fundador de Ikea debió sospechar que su hijo no seguiría sus pasos cuando, a los cinco años, le vio vender cajas de cerillas que previamente había comprado a granel. En Småland, un pequeño pueblo del sur de Suecia, iniciaría el joven Ingvar Kamprad (1926) una trayectoria empresarial que –rozando ya los 90 tacos de almanaque– aún se resiste a abandonar, y cuya creación recibe 716 millones de visitantes al año.

De las cerillas pronto pasa a otros artículos, que distribuye él mismo en bicicleta y, después, aprovechando el camión de reparto de leche: «En mi último año de secundaria, los inocentes negocios de la infancia empezaron a convertirse en una empresa de verdad, bajo la cama de mi habitación de interno en Osby tenía una caja de cartón llena de cinturones, monederos, relojes y estilográficas». (más…)

Anuncios