películas

‘El año más violento’: Un justo en Sodoma

Ano-mas-violento-1

En el año con más robos, violaciones y asesinatos de la historia de Nueva York, el empresario Abel Morales está a un paso de lograr el sueño americano sin disparar una bala ni pagar una mordida. O eso cree. Para ello deberá progresar dentro de un sistema lleno de trampas y que impregna de corrupción los cimientos de todo vínculo. Al contrario que Lot, que huye sin mirar atrás cuando comprende que Sodoma está perdida, Morales elige quedarse.

Si decides luchar en una piscina de barro ninguna de las opciones con que cuentas termina contigo inmaculado. En El año más violento, tercera película de J. C. Chandor –cuya opera prima fue la estupenda Margin Call– esa piscina es Nueva York durante el convulso 1981. El ingenuo o temerario que opta por luchar es Abel Morales, interpretado por el últimamente ubicuo Oscar Isaac –que sustituyó al elegido Javier Bardem, a quien quizá el papel de empresario íntegro le habría supuesto un reto interpretativo mayor que meterse en la piel de un unicornio–. (más…)

Anuncios

Gordon Gekko y el alma de Fausto en ‘Wall Street’

Wall-Street-Gordon-Gekko

En el año 2008 Gordon Gekko ascendía al cuarto lugar del ranking de los personajes de ficción más ricos, según Forbes. La fortuna del tiburón financiero interpretado por Michael Douglas en Wall Street superaba la de cresos como Jabba el Hutt o Tony Stark, y sólo palidecía ante las de dibujos animados como el Tío Gilito o Richie Rich.

Oliver Stone plantea en esta película de 1987 el secular conflicto entre el Bien y el Mal, la riqueza –el poder– y la moral, una disyuntiva maniquea que ya había manejado con éxito en Platoon. Aquí se superaría, convirtiendo la cinta en paradigma de los excesos bursátiles de los 80 gracias al hallazgo de este Gekko el Magnífico, magnate sin alma en busca del máximo beneficio en el menor plazo, e icono del capitalismo «sin piel», que dicen hoy algunos. (más…)

‘Tucker’: atropello al sueño americano

Tucker 1«Soñador, inventor, visionario. Un hombre adelantado a su tiempo». Con una publicitaria voz en off presenta Francis Ford Coppola a Tucker (1988), el empresario que se enfrentó a la gran industria automovilística con las únicas armas de un boceto de coche inverosímil y una inexpugnable fe en sí mismo. Venció, por más que su victoria fuera pírrica.

Preston Thomas Tucker (Jeff Bridges) es el ejemplo del emprendedor kamikaze que lo cifra todo a lo consecución de su proyecto. Obsesionado desde pequeño con los automóviles, su deseo es «diseñar y crear el mejor coche» de la historia. La acción se sitúa en Michigan, a finales de los 40. Preston lleva más de una década imaginando un automóvil revolucionario tecnológicamente y low cost. No queda claro cuál de estos dos aspectos irrita más a “las tres grandes” de Detroit –General Motors, Chrysler y Ford–, que utilizarán su poder político para frenar al advenedizo. (más…)

Daniel Plainview, el ogro de ‘Pozos de ambición’

Daniel Day-Lewis, Daniel Plainview (There will be blood).

El Comité de Traducciones Mojigatas de Títulos Cinematográficos decidió doblar el There will be blood del film de Paul Thomas Anderson (2007) por el más contundente (?) Pozos de ambición, pues ya se sabe que la ambición es cualidad más cruenta que la propia sangre por estos predios.

El guión de Anderson parte de la novela Oil! (1927), de Upton Sinclair, y cuenta el ascenso y caída de Daniel Plainview, un empresario sin escrúpulos en la California de principios del XX, cuando el petróleo era la industria motriz de los emprendedores del oeste, a la espera de Hollywood y Silicon Valley. La interpretación de Day-Lewis le valió su segundo Oscar, aunque aquel año se marcó una perfect season ganando también el Bafta, el Globo de Oro y el Premio del Sindicato de Actores. (más…)

Zuckerberg, un «gilipollas» y ‘La red social’

Jesse Eisenberg como Zuckerberg en La red social.Acaba de cumplir 30 años. Hace 10 se sacó Facebook del magín –más o menos–, una red social que une a 1.300 millones de personas y que le ha convertido en el milmillonario más joven del mundo, con una fortuna calculada en unos 28.500 millones de dólares. No obstante, cabe advertir de que el Mark Zuckerberg que se ve en La red social está pasado por el tamiz de Aaron Sorkin –y basado a su vez en la obra The accidental billionaires, de Ben Mezrich–, con todo lo que ello comporta. (más…)